El día de los Enamorados fue una tradición que empezó en los países anglasajones pero luego se fue implementando en otros países en todo el siglo XX, ha sido una celebración donde se expresan en todo momento el cariño y el amor que se tiene a la persona amada. La primera tradición que se tiene es hacer ramos de flores para darlo a la persona que amas, o regalar chocolates.

Por otra parte, muchas personas quieren hacer algo diferente para esas personas pueden planificar un crucero por el mar caribe, un paseo por la playa o porque no visitar un país diferente, seria hermoso por ejemplo ir a un lugar paradisiaco o visitar Santorini Grecia, en donde se podrán disfrutar tantos placeres.

te puede interesar:  Reconquista a tu pareja para evitar el divorcio

Todo está en la imaginación y en el poder adquisitivo que se tenga en ese momento, de la misma forma si quieres terminar de sorprender a tu pareja, te dejamos un bello poema que sería interesantísimo poder ser plasmado en un momento dado a esa persona que amas.

Pablo Neruda y el Soneto 45

No estés lejos de mí un sólo día, porque cómo,
porque, no sé decírtelo, es largo el día,
y te estaré esperando como en las estaciones
cuando en alguna parte se durmieron los trenes.
No te vayas por una hora porque entonces
en esa hora se juntan las gotas del desvelo
y tal vez todo el humo que anda buscando casa
venga a matar aún mi corazón perdido.

te puede interesar:  La clave para hacer un buen strip-tease

Ay que no se quebrante tu silueta en la arena,
ay que no vuelen tus párpados en la ausencia:
no te vayas por un minuto, bienamada,

porque en ese minuto te habrás ido tan lejos
que yo cruzaré toda la tierra preguntando
si volverás o si me dejarás muriendo.

 

Si tú me olvidas

Quiero que sepas
una cosa.

Tú sabes cómo es esto:
si miro
la luna de cristal, la rama roja
del lento otoño en mi ventana,
si toco
junto al fuego
la impalpable ceniza
o el arrugado cuerpo de la leña,
todo me lleva a ti,
como si todo lo que existe,
aromas, luz, metales,
fueran pequeños barcos que navegan
hacia las islas tuyas que me aguardan.

te puede interesar:  Errores que no debes cometer en la cama

Ahora bien,
si poco a poco dejas de quererme
dejaré de quererte poco a poco.

Si de pronto
me olvidas
no me busques,
que ya te habré olvidado.