Reloj Biológico, desde  los 30-35 años, las mujeres que aún no han tenido hijos comienzan a pensar en su fertilidad. Con o sin pareja estable, saben que comenzó a correr el tiempo y se ven en la encrucijada de elegir entre estudiar, trabajar o tener hijos.

Reloj Biológico

Al plantearse estas alternativas como excluyentes se genera un conflicto que no está libre de “culpas” generadas por “el deber ser” que determinan los mandatos sociales y culturales aprendidos. Aun cuando la mujer llega a tomar una decisión segura y elaborada no deja de justificar los motivos de tal o cual elección como si pidiera disculpas.

No tener hijos también puede ser una elección pero transgredir los mandatos genera un costo emocional y social muy grande. Otras sienten menospreciada y desvalorizada su femineidad al no tener hijos como si ser mujer y femenina dependiera solamente de si pueden o no procrear.

te puede interesar:  Consejos para madres primerizas

La “postergación” de la maternidad es un tema frecuente en la agenda de los medios. Las mujeres, repiten, priorizan su profesión, su trabajo, su bienestar económico. Y me pregunto, ¿porqué no? Las mujeres siguen siendo educadas y “empujadas” a cumplir el mandato social que les dice que “Deben ser madres”.

No cabe duda que esta capacidad que tienen las mujeres de engendrar y crear un ser humano es maravillosa como experiencia emocional, física y vincular. Y que también es la base fundamental para asegurar la continuidad de la especie humana. Pero la maternidad no debería ser un destino sino que debería ser una opción voluntaria que consiste básicamente en dar amor y cuidado. Pero aún así, por qué no elegir en libertad.

te puede interesar:  Sindrome de Burnout, conoce todo sobre ello

Es claro que la biología impone sus leyes. La fertilidad en la mujer disminuye con el paso de los años y el “reloj biológico” apura. En tanto, la sociedad manda: “hay que tener hijos, hay que ser madre, debe ser con un varón y en pareja”. Estos mandatos frenan y obstaculizan la posibilidad de elegir y a la larga enferman.

Fuente:entremujeres