Perseverancia, pasión, dedicación y paciencia. Estas cuadro palabras han guiado el trabajo de la colombiana Paula Mendoza, radicada en Nueva York, para convertirse en la exitosa joyera que es hoy.

“Perseverancia, porque esta ciudad es muy competida, es muy dura, y todo el tiempo hay diseñadores y artistas nuevos y talentosos. Entonces no hay que rendirse. Pasión, hay que tenerla porque se nota cuando no haces las cosas de corazón. Si no las haces con pasión, es cuando las cosas no salen bien. Dedicación, porque todos los días hay que levantarse y trabajar sin parar. Y paciencia, porque las cosas no pasan de un día para otro; todos los días hay que poner un granito y seguir para adelante”, dice al otro lado del teléfono, mientras camina rumbo a su oficina en el bajo Manhattan.

te puede interesar:  Viernes Negro En América y Europa

Y ella lleva 12 años poniendo esos granitos de arena. Esa estructura que ha logrado, le ha permitido recoger frutos en los últimos tres años.

Paula Mendoza, nació para triunfar en todo

A Nueva York llegó hace tres años con ganas de comerse el mundo y con la experiencia ganada durante varios años trabajando en Washington. “Allá mis clientas eran señoras pomposas, embajadoras, mujeres muy serias. En cambio la neoyorquina es muy internacional, viaja, conoce, le gusta estar a la moda, pero tiene su toque clásico”.

El arte y la arquitectura son su gran fuente de inspiración en todo momento para lo que realiza . Para su colección primavera-verano 2016, por ejemplo, la impresionó el icónico Bubble House, la casa de Pierre Cardin en Cannes (Francia), que conoció en un viaje. Estas joyas, que presentó en el marco de las semanas de la moda de Nueva York y París, las mostrará en diciembre (19 y 20) en Galena en Bogotá, y a fin de año en Cartagena.

te puede interesar:  Tiempo libre es de gran importancia para la mujer

Fuente:eltiempo