Novias, La caligrafía es el arte de escribir de forma bonita, a mano, haciendo que el papel se convierta en una pequeña joya en la que se invierte tiempo y esfuerzo y de la que podemos estar orgullosos.

En pleno apogeo de lo digital, con tantas opciones a nuestro alcance como las que tenemos hoy a golpe de click, a veces se nos olvida que, además de por correo electrónico o con una tarjeta impresa, siempre podemos retomar la costumbre artesanal de escribir una por una las invitaciones o sobres de la boda, siguiendo las directrices de este arte centenario.

No siempre es una tarea fácil: si no eres ducha en caligrafía es probable que necesites hacer un pequeño curso en un taller exprés para saber cómo mover la mano sobre el papel, qué tipo de plumillas, tintas y papeles necesitas, y practicar durante seis u ocho semanas antes de comenzar con los sobres ‘definitivos’.

te puede interesar:  Ronald Carreño Nos Muestra Algunos Aspectos Para Comportarnos

Aunque parezca un trabajo duro, la recompensa merece la pena: pocas cosas pueden sustituir a unas invitaciones que llegan a casa con nuestra dirección escrita cuidadosamente a mano.

Es un detalle bonito, que requiere de una dosis extra de paciencia, y nos pone en contacto con las artes del libro y el papel. La pregunta clave en estos casos es, quizá, si es posible cambiar radicalmente nuestra letra en tiempo exprés. “Algunas personas parten de cero, otras ya han trabajado con plumillas clásicas antes.

Todos tenemos ‘vicios’ en nuestra forma de escribir, como la postura de la mano, la presión que ejercemos en los trazos, la forma de nuestras letras, si son redondas, largas, inclinadas. Cada uno tenemos unos tipos de letras con los que nos sentimos más cómodos y otros que nos cuestan más”.

te puede interesar:  Ciencia podría haber descubierto como no comer en exceso

Así nos lo explica la restauradora Mónica Sánchez Araujo, profesora de cartonaje y caligrafía en Calero, uno de los talleres de encuadernación más antiguos de España, que lleva abierto en Madrid desde 1907 y que cuenta entre sus trabajos con joyas como los primeros logos del hotel Ritz, Yves Saint Laurent o Chanel.

NOVIAS + CALIGRAFÍA: UN TÁNDEM PERFECTO

En este taller, Mónica imparte clases regulares de caligrafía además de monográficos de iniciación centrados en un tipo de letra concreta como lettering, caligrafía inglesa o caligrafía cancilleresca.

“Normalmente se suele comenzar enseñando letras sencillas y regulares para ir cogiendo soltura con la pluma.

Fuente: hola