Miel

 Miel, el oro de las abejas, contiene azúcares simples como la fructosa y la glucosa, agua y, en menor cantidad, vitaminas (B y C) y minerales.

Su composición, sin embargo, es variable en función de la variedad de plantas a partir de las cuales se ha obtenido el néctar.

Pero es el polen el que nos aporta más proteínas, vitaminas y minerales, fácilmente asimilables por el organismo y que convierte a la miel en un complemento nutritivo perfecto.

Miel

Según la Dra. Roser Martí Cid, diplomada en Nutrición Humana y Dietética: No existe ningún otro alimento natural con mayor combinación de nutrientes, lo cual convierte a la miel en una fórmula óptima para nuestra salud.

Estimula procesos metabólicos, disuelve y elimina la grasa corporal y, al mismo tiempo, nos ayuda a reducir el colesterol malo y a aumentar el bueno, el que nos protege contra enfermedades cardiovasculares. Aparte es rica en antioxidantes yanticancerígena”.

Como edulcorante, la miel destaca por subajo aporte calórico, siendo también el más natural y nutritivo.

En la antigüedad ya se usaba como conservante y ahora se utiliza en gastronomía tanto en platos principales (enterneciendo las carnes), como en salsas (homogeneizando y suavizando), vinagretas, con quesos, infusiones y, cómo no, en postres, dando consistencia cremosa a helados y ayudando a hacer los pasteles más crujientes en todo momento .

Además la miel es antiséptica y bactericidacalmante (ayuda a conciliar el sueño), laxante, diurética y muy aconsejable para la gente mayor, ya que es un gran reparador dérmico y cicatrizante, no en vano es uno de los mejores recursos naturales de belleza, pudiendo crear fantásticas mascarillas de miel capaces de tratar y mejorar numerosos problemas cutáneos como la sequedad y descamación, el exceso de grasa en todos los aspectos , el acné o la falta de luminosidad.

Fuente:mujerdeelite