Maria Teresa

María Teresa de Luxemburgo y su hijo también han lidiado contra la dislexia, la alteración que afecta la capacidad de la lectura, la escritura y la ortografía de los niños en el proceso de alfabetización. Por eso, aparte del interés común, la Gran Duquesa tiene un interés personal en participar en el foro sobre los trastornos del aprendizaje, La dislexia no es una discapacidad, que se celebrará el próximo 30 de enero en el Palacio de Congresos de Kirchberg del pequeño gran ducado.

Maria Teresa de Luxemburgo

Después de haber luchado a brazo partido al lado de su tercer hijo, el príncipe Luis, contra la dislexia, está directamente sensibilizada con la causa. Sabe realmente cómo se sienten y cómo pueden llegar a sufrir padres e hijos, y sabe también que hay esperanza: “Los padres no deben desalentarse”, subrayó en la conferencia de prensa previa. Compartió su experiencia para ayudar a otros y reveló que vivieron un drama familiar cuando el príncipe Luis fue diagnosticado tardíamente de dislexia con 10 años de edad. “Fue impresionante cómo consiguió convencerme durante todo ese tiempo que podía leer, cuando ¡él no podía!”.

La Gran Duquesa explicó que el príncipe Luis, hoy un hombre felizmente casado y padre de familia, tenía muy buena memoria y grandes talentos como la creatividad. Otras herramientas u otros dones gracias a los cuales fue capaz de encontrar otras maneras de aprender. El trastorno no impidió que el Príncipe alcanzara su pleno potencial y siguiera adelante hasta lograr una licenciatura en Ciencias de la Comunicación por la Richmond American International University de Londres. “En ese momento, yo no sabía a quién acudir. La ayuda de la organización SCAP fue fundamental para entender y apoyar a mi hijo en su desarrollo cognitivo”, confesó la gran duquesa María Teresa de Luxemburgo .

Fuente:us.hola