José Luis Díez periodista de la revista QQ, nos revela los detalles de los desfiles de moda en la sociedad actual en la que vivimos, vamos a tratar de conocer todo lo que el nos quiere expresar.

Un desfile de moda es algo llamativo, atrayente y la principal cita semestral con la moda a la que todo el mundo desea acceder y asistir en diferentes capitales mundiales. Pero ¿qué se esconde detrás de una pasarela? ¿Qué sentido tiene en la actualidad montar un show? ¿Qué diferencias hay entre los primeros desfiles en salones de moda y las grandes plataformas de hoy en día? Es cierto que el espíritu de esos primeros desfiles nada tiene que ver con lo que vemos en este momento. Si antes las colecciones se mostraban a prensa especializada y, principalmente, a potenciales compradores y clientes en un ambiente íntimo y exclusivo, ahora lo que se busca es impactar, conseguir portadas, repercusión internacional y que se hable de la marca.

Muchas son las dudas que pueden surgir a la hora de pensar en este tema, por ello, para resolverlas todas y obtener una amplia perspectiva desde diferentes puntos de vista, preguntamos a tres insiders del mundo de la moda: Ana Locking, diseñadora; María Peñacoba, responsable de comunicación de Jesús del Pozo, y Pedro Mansilla, especialista en moda. Tres personas, tres ámbitos de trabajo y tres formas de afrontar un desfile. Ellos nos dan todas las claves.

María Peñacoba afirma que no todo lo de desfile llega a la red comercial, o como dice Locking, la gente no cree que eso se pueda comprar, así que la pregunta es clara entonces: ¿De qué vale todo este despliegue?

Presentar las propuestas sobre una pasarela tiene un gran impacto sobre la imagen de marca que se quiere transmitir. Es el único momento donde las firmas pueden exhibir su ropa exactamente como ellas quieren, con el estilismo más apropiado para transmitir su espíritu y sobre “perchas” perfectas: “Tiene un efecto de prestigio”, sentencia Pedro Mansilla. “Es como una premiere en el cine o la inauguración de una exposición. Se busca una repercusión mediática. Además, los desfiles exigen al diseñador que no se apalanque, que no haga muestrarios y que no abandone la creatividad. Si no existiesen, bajarían a una esfera más comercial”.

Fuente:http://www.revistagq.com/moda/tendencias/articulos/para-que-sirve-un-desfile-de-moda/16345