En la búsqueda de la eterna juventud, el viejo ideal de pureza vuelve, algo distinto: ¿con una vagina estrecha (casi virgen) hay más placer? ¿Se trata nada más que de coquetería íntima? ¿Está de moda el lifting vaginal?

Quienes pueden responder a estos interrogantes son las mujeres de Upper East Side, un barrio metropolitano de Manhattan súper cool. Entre ellas se puso de moda lo que nosotras, la llamamos “rejuvenecimiento vaginal”. Una técnica que, en una de sus variantes, te deja casi virgen.

La escritora Jill Kargman, autora de doce libros, entre ellos Odd Mom Out, retrata las intimidades de la “socialité” neoyorquina. Este uno por ciento de la población se hace llamar WASP (blancas, anglosajonas y protestantes), e integran una sociedad tan selecta que se puede dar lujos como despachar sushi en un jet privado, enviar a sus hijos a campamentos vip y, por supuesto, rejuvenecer sus vaginas para detener el tiempo y volver a los 17, como dice la canción de Violeta Parra.

te puede interesar:  La risoterapia, un aliado de salud y bienestar

Vspot

¿Spa para vaginas? Vspot es la empresa que canaliza la demanda de este público que transformó en hot trend estos tratamientos. El FemiLift, que la empresa vende como “altísima y última tecnología”, no solo ataca al envejecimiento vaginal, la falta de tonificación en los músculos pélvicos, sino también la incontinencia urinaria, la falta de lubricación post menopáusica y todo lo que viene “en el combo de ser mujer”, según la publicidad de la misma empresa.

Pero además, es llamativa la insistencia acerca de que los tratamientos no solo son indoloros, sino que hasta pueden llegar a ser placenteros: “Conozco a una persona que incluso tuvo un orgasmo mientras le practicaban la intervención. Aparentemente, las pequeñas incisiones del láser pueden ser muy estimulantes”, dice Kargman a The Cut. “Hay un láser que hace pequeños cortes en tus genitales. Tensa tus partes íntimas y te revirginiza”, agrega la autora.

te puede interesar:  Qué puedes hacer con ¿Los celos?

Sospechando fuertemente del mito de la “revirginización”, “Esa afirmación es exagerada y errónea, ya que no es el objetivo de un lifting vaginal devolver la virginidad, no tiene relación con el procedimiento. Sí mejora la calidad de mucosa, estimula el colágeno y aumenta la tensión de la misma, al aumentar la tensión de la vagina mejoramos la tracción y así también la respuesta orgásmica”.

El “O-shot” (shot orgásmico) de VSpot no es un tratamiento rejuvenecedor, sino una inyección con plaquetas en los labios vaginales que regenera los tejidos y el clítoris, aumentando la líbido y habilitando orgasmos más rápidos e intensos.