Justo un año la vacuna de la meningitis B, una vacuna relativamente nueva y muy compleja, pasó a venderse en las farmacias españolas; eso sí, en muchos casos el fármaco llegó a los establecimientos muy despacito, casi con cuentagotas. Hasta entonces, y desde que comenzó a comercializarse en España, la vacuna frente a este meningococo había estado disponible únicamente para uso hospitalario. Es decir, no entraba dentro del calendario oficial de vacunas de las distintas Comunidades Autónomas, ni tampoco podíamos comprarla: solamente se administraba en casos seleccionados, y siempre en un hospital.

“La medicación de uso hospitalario se limita solamente a fármacos que salen directamente de una farmacia hospitalaria, sin venta al público, y está prescrita por un facultativo del hospital. Se administra solamente en casos seleccionados y la decisión la toma el médico que atiende a cada paciente concreto”. La doctora Lucía Galán Bertrand, autora del blog Lucía, mi pediatra, nos explica las diferencias entre un uso y otro. “Cuando un fármaco pasa a venderse por prescripción médica, significa que cualquier médico puede recetarlo, y que se puede adquirir en la calle. Todo el mundo tiene acceso a ese fármaco, siempre que tengamos una prescripción”.

te puede interesar:  Sasha Finess Nos Da Consejos Para Eliminar Problemas Digestivos

Esta prescripción en concreto, la de la vacuna frente al meningococo B, debe solicitarse al pediatra; el precio total está establecido en torno a los 105€ la dosis, aunque varía dependiendo de la edad a la que comienzan a vacunarse los niños porque no todos requieren el mismo número de dosis. Los bebés menores de seis meses, por ejemplo, deben recibir un ciclo completo de cuatro dosis, por lo que el precio total de la vacuna a lo largo del tiempo acaba saliendo por 420€. Si se inicia la vacunación entre los seis meses y los dos años de edad, las dosis se reducen a tres. Después de los dos años, el ciclo de vacunas se mantiene fijo en dos dosis independientemente de la edad.

te puede interesar:  Depilación Láser

“Las vacunas deben tener siempre un fin preventivo”, explica Lucía. De ahí que la medida tomada inicialmente por el Ministerio de Sanidad de reducir el uso de esta vacuna únicamente a casos extraordinarios y en hospitales sorprendiese a padres y pediatras, incluida la Asociación Española de Pediatría. Limitar el uso de una vacuna como esta, que además es una recién llegada (comenzó a comercializarse en la Unión Europea en 2013), impide cumplir con el objetivo de reducir lentamente el índice de mortalidad de la enfermedad en cuestión. Un ejemplo: el virus de la viruela, una enfermedad feroz y letal que se llevó por delante millones de vidas, lleva erradicado desde los años 70, después de que se instaurase el uso obligatorio de la vacuna a nivel mundial en 1959.

te puede interesar:  Infusiones para adelgazar

Fuente:http://www.hola.com/ninos/2016102889331/vacuna-meningitis-b-que-es/