La GINGIVITIS es una enfermedad infecciosa bucal bacteriana que se caracteriza por la inflamación y el sangrado de las encías causadas por los efectos a largo plazo de los depósitos de la placa sobre los dientes y los tejidos bucales.

Las encías se inflaman, se enrojecen y sangran como una llamada de atención, necesitan ayuda.

Gingivitis

En un estado de salud, de normalidad, las encías son de color rosa coral y no sangran, si esto sucede, algo pasa.

Muchas personas experimentan la gingivitis en grados variables. Ésta se desarrolla generalmente durante la pubertad, durante las primeras etapas de la edad adulta y durante el embarazo debido a los cambios hormonales, y puede persistir o reaparecer con frecuencia, dependiendo de la higiene y la salud de los dientes y encías de la personas.

te puede interesar:  Lesiones en la mano que son frecuentes en todo momento

Esta placa bacteriana se puede y de hecho se debe retirar y limpiar con el cepillado. La placa y el sarro no solo perjudican y destruyen encía y hueso, además afectan a los dientes que sujetan ya que los ácidos generados por las bacterias, desmineralizan el esmalte siendo más propenso a caries y si no se remueve y elimina, se convierte en un depósito duro denominado SARRO que queda atrapado en la base del diente. La placa y el sarro irritan e inflaman las encías  ya que las bacterias y las toxinas que éstas producen hacen que las encías se infecten, se inflamen y se tornen muy delicadas y sensibles.

Los dientes mal alineados, los bordes ásperos y la aparatología oral mal colocada o contaminada (como ortodoncia y prótesis, puentes y coronas) pueden irritar las encías e incrementar los riesgos de gingivitis.

te puede interesar:  Cómo hacer crecer el cabello de forma natural

Además, los medicamentos como la fenitoína, las pastillas anticonceptivas y la ingestión de metales pesados, como el plomo y el bismuto, también están asociados con el desarrollo de la gingivitis
La gingivitis es una enfermedad reversible por lo que con un buen tratamiento, se vuelve a un estado de salud gingival, pero dejándolo pasar, sin limpiar y sin tratar, la placa bacteriana que se acumula durante un largo periodo de tiempo se calcifica, se vuelve dura y se queda adherida y pegada al diente formando CÁLCULO o SARRO.

El cálculo esta formado por una matriz orgánica de placa bacteriana en la que iones de calcio y fósforo cristalizan formando una masa dura que ya no puede ser retirada con el cepillado. Las colonias bacterianas adheridas al diente, metabolizan los restos alimenticios, formando los ácidos bacterianos que se adhieren

te puede interesar:  Disfruta de la mejor comida para tener el mejor cuerpo

Fuente: http://madriddental.es/sangrado-de-las-encias-alerta-roja/