fiesta

fiesta, porque cuando llega el buen tiempo siempre hay un buen motivo para montar una fiesta al aire libre. Teniendo en cuenta que este nombre se aplica también a una comida, reunión, merienda o un café entre amigas. Lo importante es salir al exterior y disfrutar de esos momentos.

Saltarse la etiqueta

Lo bueno de preparar algo fuera de casa (en el jardín o la terraza), es que estamos sujetos a normas menos rígidas de etiqueta, tanto a la hora de la mesa como de la planificación en general. De esta manera, por ejemplo, si no quedan sillas, los invitados siempre pueden cobijarse bajo la sombra de un árbol encima de una toalla o un cojín, tampoco se requiere un ‘dress code’ al uso, y no tiene mucha importancia que se mezclen elementos y muebles distintos, con poca sintonía estética. ¡Estamos es el jardín! Esta relajación de las normas siempre da un aire menos encorsetado, pero lleno de encanto igualmente, que no implica que la elegancia y el estilo se queden dentro de casa.

Fiesta, Diferencia ambientes

Si los metros te lo permiten, la mejor opción es crear ambientes distintos, según el uso y el momento. Un comedor al aire libre, una zona de sofás o una de relax, con hamacas o butacas, donde relajarse mientras cae la tarde o se disfruta de una copa a última hora de la noche. Evidentemente, todo depende del tipo de fiesta que quieras montar y del número de invitados. Y también de las circunstancias que te rodean. Por ejemplo, si tienes vecinos cerca, la mejor opción es situar la zona de estar lejos de ellos, para no molestarlos con la música o las conversaciones. Adapta tu exterior a tus condiciones y saldrás airoso de esa prueba.

Bien preparados

Disfrutar de las comodidades del interior, fuera de casa es algo más complicado, pero no imposible. Piensa en las necesidades y adáptalas. Si no puedes contar con una cocina XL, opta por las socorridas (y estupendas) barbacoas o si no tienes suficientes butacas para todos, recurre, por ejemplo, a cojines de suelo: son tendencia y resultan muy cómodos. Solo un consejo de última hora: si es de noche, ten siempre chaquetas a mano, para los más frioleros; y si es de día, escoge un lugar protegido de los rayos solares

Fuente: hola