El contouring es justamente una técnica para esculpir el rostro. El secreto para lograrlo es marcar los puntos de luces y sombras. Esto permitirá definir su formato y estilizarlo.

Para lograrlo, se deben aplicar dos tonos diferentes de bases o sombras (o un tonalizador y un iluminador). El tono claro servirá para iluminar y el oscuro marcará la profundidad.

El primer punto es elegir colores de productos que no sean muy contrastantes para el color de base. Lo ideal es que se utilizan dos tonos más claros y dos más oscuros de la piel. Esto dará un aspecto más natural.

Paso a paso

Contouring

 

1. Aplicá con una brocha un producto el tonalizador o sombra debajo de los pómulos hacia la zona de la oreja, debajo de la boca, en la parte alta de la frente (justo donde empieza el cabello) y en la sien. Con una brocha más pequeña marcá los laterales, las punta de la nariz y el párpado.

te puede interesar:  Mascarillas para cerrar los poros

2. Colocá el iluminador en el tabique de la nariz hasta la frente (justo en el centro), en el párpado fijo, en los pómulos, encima del labio superior y en la barbilla.

3. Esparce bien el iluminador, de manera que quede fundido en la piel.

4. Difuminá el tono oscuro realizando círculos para darle un efecto natural.

5. Para conseguir una mayor duración y darle una buena terminación al maquillaje, aplicá polvo compacto.

6. Como último paso, aplicá rubor en las mejillas y maquillar los labios.

Además, estos tips te ayudarán a evitar errores.

– Antes de comenzar el maquillaje, hidratá bien la piel.

te puede interesar:  Trucos de belleza para tener en tu diario vivir

–  Elige polvos que no tengan brillitos.

– Tener cuidado en difuminar bien los productos.

– El iluminador para la zona de las ojeras no debe ser tan blanco ya que dará un aspecto de oso panda.

– Remarcá los tonos oscuros con un pincel fino y de precisión, en lugar de una brocha de polvo volátil.