Conflicto

Conflicto, es muy importante dedicarles tiempo y además, compartir con los peques nuestros sentimientos. Al abrirnos a ellos, tomarán confianza y dejarán fluir los suyos. En este sentido, podremos conocer qué es lo que está sintiendo y de esa manera es más fácil comprenderles y juntos encontrar las soluciones que nos beneficien mutuamente.

Cuando surge conflictos con nuestro hijo, no tenemos que movilizar nuestras fuerzas uno contra otra ni preocuparnos pensando quién se alzará victorioso y quién capitulará en la derrota. Lo ideal es invertir nuestra energía en buscar la clase de soluciones que respeten las necesidades de ambos.

Resolver conflictos de manera respetuosa

En la educación de los niños, está presente la batalla diaria para que se comporten de un modo “aceptable” según nuestras necesidades de adulto, queremos que nuestra necesidad sea prioridad ante la necesidad de ellos.

Y entonces comienza el conflicto de necesidades: la del niño “hago lo que me de la gana” y la nuestra la de “harás lo que yo te mande”, y estalla la gran batalla.

¿Y generalmente cómo actuamos? ¿Os suenan algunos de los siguientes puntos?

 

  1. Reproches y acusaciones.
  2. Insultos
  3. Amenazas
  4. Órdenes.
  5. Comparaciones

Ejemplo: Imagina que en tu trabajo tienes conflictos con tu jefe y su respuesta es alguno de estos puntos que hemos visto. Y, por si fuera poco, esto te lo dice delante de tus compañeros de trabajo…. piensa ¿cómo te sentirías?

¿Cómo podemos hacerlo? 

Te dejo unos pasos para que puedas ponerlos en práctica. No es fácil, pero con constancia puedes conseguirlo, recuerda que lo más importante es que cambies tu actitud al enfrentarte a un conflicto con tu hijo.

  1. Expresa tus sentimientos sin atacar o humillar al niño.
  2.  Manifiesta tus expectativas.
  3. Enseña al niño cómo rectificar.

4.Da opciones al niño.

  1. Toma medidas.
  2. Resuelve junto a él los problemas.

Fuente: https://mimitosdemama.es/resolver-conflictos-de-manera-respetuosa/