Adelgazar

Adelgazar a  los 50 años los cambios hormonales dificultan la pérdida de peso. Meritxell Martí revela en ‘Vivir sano, sentirse bien’, algunas pautas para perder peso en la madurez.

Se puede adelgazar en la menopausia?, ¿es posible evitar la pérdida de elasticidad?, ¿cómo hacer que nuestra piel no esté flácida?, ¿cuáles son los errores que solemos cometer en la madurez?, ¿qué sustancias naturales pueden ser beneficiosas en esta fase?… Estas son algunas de las preguntas a las que la farmacéutica Meritxell Martí da respuesta en “Vivir sano, sentirse bien”, una guía con la que pretende ayudar a disfrutar de una vida plena y saludable.

Adelgazar a los 50

Uno de los capítulos que despierta un mayor interés es el dedicado a la pérdida de peso y la puesta a punto del sistema digestivo, donde la experta explica que el organismo contiene al principio de nuestra vida hasta un 75% de agua y que, con la edad, ese contenido puede disminuir hasta el 60%. De hecho, con el paso de los años, es habitual notar cómo cambia nuestro cuerpo, pues perdemos agua y ganamos grasa en diversas zonas del cuerpo.

Esto se puede apreciar sobre todo en el rostro. La grasa situada en la cara se pierde o baja su posición. Y esto puede provocar que, cuando se adelgaza a partir de los 50 años, la imagen de delgadez diste mucho de la que es en realidad. De hecho, si se coge algún kilo, la cara luce más saludable y juvenil.

La explicación reside en que, con la edad, la musculatura se relaja, aumenta la flacidez y se pierde elasticidad. En el caso de que se pierda mucho peso, la “piel que sobra” será más visible y dará una sensación avejentada. La barriga también baja de altura con el paso de los años. Esto no significa que estemos más gordos, sino que la grasa se redistribuye. Algo que, por cierto, puede dar lugar a una percepción errónea de gordura, según comenta la experta.

Fuente:mujerhoy